viernes, abril 04, 2014

Gardel en Bogotá

LA CIUDAD EN 1935

En junio de 1935 Bogotá era una pujante ciudad de 330.000 habitantes, que se disponía a celebrar el cuarto centenario de su fundación. Alfonso Lopez Pumarejo llevaba menos de un año como presidente y Jorge Merchán era el alcalde desde febrero de 1935. Mariano Ospina Pérez era miembro del Comité Nacional de Cafeteros y todavía no tenía canas.

A pesar de la crisis económica mundial, Bogotá era una ciudad con muchos teatros, bastantes espectáculos, un buen servicio de taxis, dos líneas de transporte aéreo, buena comunicación férrea y un incipiente servicio de transporte intermunicipal por carretera. La ciudad contaba con varios periódicos, que publicaban ediciones llenas de avisos publicitarios, señal de una gran actividad económica en Bogotá.

Los teatros de la ciudad estaban encabezados por 3 pertenecientes a la sociedad Cine Colombia, que se había constituido en 1927 en Medellín. Ellos eran el Salón Olympia, el Teatro Real y el Teatro Nariño. Estaba recién inaugurado el Teatro Faenza. La sociedad Camargo de Francisco y Finvard administraba el Apolo, el el Teatro Alhambra,  el Teatro Bogotá y el Teatro Rivoli.

También estaban abiertos el Nuevo Teatro, el Teatro Santa Fé, el Teatro Caldas, más los Teatro Colón y Municipal. Estaba en cartelera la película "Extasis", muy bien comentada por Jorge Eliécer Gaitán y Juan Lozano y Lozano, "La Viuda Alegre" con Maurice Chevalier, "Rayito de Sol" con Shirley Temple, "Mi marido se casa" con Cary Grant, "Cleopatra" dirigida por Cecil B. DeMille, "El Gato Negro", con Boris Karloff y Bega Lugosi, entre otras. Los teatros daban 4 funciones cada día, en horarios de matinal, matineé, vespertina y nocturna. Había precios diferenciales para luneta y plateas, los precios oscilaban entre 15 y 50 centavos, dependiendo de la película, el día y el teatro. Eran precios baratos en términos de dólares, pero aún así buena parte de la población no podía darse el lujo de ir a cine.




Más de 10000 personas al día usaban la compañía de Taxis Rojos, que cobraba 5 centavos cada 500 metros. El dólar se cotizaba a $1.84 y se transaban diariamente alrededor de 15.000 dólares en la Bolsa de Bogotá. El café se cotizaba a 10 centavos la libra. El pescado fresco de mar se vendía a 45 centavos la libra, lo mismo que costaba una buena luneta en un cine de la capital. En el matadero municipal se sacrificaban al día 240 reses, 176 cerdos y 53 corderos. Una res valía $44, un cerdo $10 y un cordero $6.50. Colombia importaba 41 millones de pesos al año de países europeos, especialmente de Inglaterra, que nos vendía 15 millones anuales. La deuda interna, lo que hoy serían los TES, valía 48 millones de pesos.

LA GIRA DE GARDEL

Se anunció a principios de junio por parte de Henry Swartz, representante en Colombia de Universal Pictures, que a mediados de junio llegaría a Bogotá el famoso cantante Carlos Gardel, cuya última película "Cuesta abajo" todavía se exhibía en la ciudad. Gardel había comenzado 1935 filmando dos películas en los estudios de la Paramount en Long Island, “El día que me quieras” en el mes de enero y “Tango Bar” en febrero de 1935. En marzo decidió hacer una gira por América Latina, que incluiría a Colombia, entre otros países. El aviso radiofónico de la gira, grabado por el propio Gardel en los Estudios de la Casa Victor en Nueva York, ya era conocido en Bogotá, donde había gran expectativa por su visita.



Gardel partió de Nueva York el 28 de marzo de 1935 en el vapor "Coamo", arribando a San Juan el 2 de abril. Durante 22 días se presentó en el Teatro Paramount, con gran éxito. El 24 salió hacia Venezuela por vía marítima, en la motonave “Lara”, a La Guaira el 26 de marzo. En Caracas se presentó en los Teatros Principal y Rialto. En Venezuela también se presentó en La Guaira y en Valencia, así como en una función privada para el presidente Juan Vicente Gómez en Maracay. Luego se presentó en Maracaibo y Cabimas. El 23 de mayo salió en la nave "Medea" hacia Curazao, donde se presentó durante 5 noches. Allí, Gardel que había esquivado siempre el avión como medio de transporte, decidió presentarse en Aruba, pero en vez de ir por mar que era lo más lógico en aquellos días, aceptó viajar en avión, por la urgencia de cumplir la gira. Fue su primera experiencia aérea.

GARDEL EN COLOMBIA

En Caracas, Gardel había conocido a Celedonio Palacios, chileno, administrador del Teatro Apolo de Barranquilla. Celedonio Palacios era admirador de Gardel y lo contrató para una corta temporada en Barranquilla. De Aruba, entonces, Gardel viajó a Puerto Colombia a bordo del vapor “Presidente Gómez”, llegando el domingo 2 de junio de 1935. De allí subió al tren que hizo el recorrido hasta la estación Montoya y después al Hotel del Prado. El 3 de junio habló por la Voz de Barranquilla. El 4 y 5 se presentó en el Teatro Apolo de Barranquilla, con el mismo éxito que había tenido en otros países.

El 6 de junio viajó en un hidroavión de Scadta que acuatizó en la bahía de Cartagena. Esa misma noche Gardel se presentó en el Teatro Variedades, donde más tarde fue construido el Teatro Cartagena. El teatro era abierto y hubo lleno total para las presentaciones de Gardel. Se alojó en esa ciudad en el Hotel Americano.

Para la siguiente etapa del tour, Medellín, se habían unido a la comitiva de Gardel Celedonio Palacios, que había hecho la contratación para Barranquilla y Cartagena, así como Henry Swartz, empresario norteamericano que había coordinado la gira en el interior del país. Viajaron el día 10 a Medellín, a bordo del avión "Guillermo Valencia" de Scadta, para una corta gira de 3 días en esa ciudad. Se hospedó en el Hotel Europa y se presentó los días 11, 12 y 13 en el Circo-Teatro España. Gardel también hizo una presentación por la estación de radio, “Ecos de la Montaña”, el día 12 de junio de 1935. Ya llegaba la hora de Bogotá.

EL RECIBIMIENTO EN BOGOTÁ

Gardel llegó a Bogotá el día viernes 14 de junio de 1935, en un avión expreso de la empresa Scadta desde Medellín. Los trimotores usados por la empresa alemana tenían capacidad para 15 personas y la comitiva de Gardel, junto con su gran cantidad de equipaje, copaban completamente el cupo del avión "Cali". La expectativa en Bogotá era enorme. La empresa Taxis Rojos montó un servicio de ida y vuelta al Aeródromo de Techo, por un valor de 2 pesos, saliendo de la Plaza de Bolivar a la 1:30 de la tarde, para recibir a Gardel, sus guitarristas Riverol, Barbieri y Aguilar, a su letrista Lepera y al resto de la comitiva a las 2:30 de la tarde. Se promocionó la llegada por todas las emisoras de Bogotá.

Gardel en Techo. Junio 14 de 1935
La recepción fue un completo caos. Instantes antes de aterrizar el avión "Cali", una multitud calculada en más de diez mil personas que bullía en el aeropuerto venció el cordón policial, invadió la pista de aterrizaje y sólo una maniobra arriesgada del piloto alemán de Scadta evitó una tragedia. Los fanáticos llegaron hasta el avión, alzaron en hombros a Gardel y lo llevaron hasta la sala de espera.



En el tumulto del aeropuerto robaron a Alfonso Azzaf, el masajista y encargado de la iluminación del show de Gardel, perdiendo la billetera con algunos pesos colombianos y la documentación para ingresar a Estados Unidos. Una vez pudieron salir del aeropuerto a bordo de un majestuoso automóvil Auburn, debieron desviarse cerca del Hotel Granada, pues otra multitud también bloqueaba la entrada al hotel. Debieron permanecer varias horas en las oficinas del señor Swartz y de allí salir hacia el Gun Club, donde el maestro Emilio Murillo había preparado una recepción musical a Gardel.

Escribió Gardel a un amigo sobre este recibimiento lo siguiente: "El recibimiento en Bogotá fue increíble. Al llegar al avión la gente se precipitó sobre él y el piloto tuvo que dar media vuelta y rumbear para otro campo de aterrizaje para que no se produjera una tragedia. La tragedia se produjo lo mismo. A un turro que tengo empleado le robaron una cartera con unos mangos de mi pertenencia. Menos mal que eran unos pocos pesos colombianos"

LAS PRESENTACIONES EN BOGOTÁ

Presentación del 14 de junio de 1935. Carlos Gardel en Teatro Real de Bogotá

Gardel llegaba a Bogotá contratado para actuar con exclusividad en los teatros de Cine Colombia, que eran el Salón Olympia, el Teatro Real y el Teatro Nariño. En aquella época, los cantantes se presentaban al final de la función de cine y se cobraba un extra sobre el valor de la boleta.

Las presentaciones fueron las siguientes:

Viernes 14 de junio de 1935: Teatro Real de Bogotá. 10:30 de la noche, al finalizar la película francesa "La Batalla". $1.43 la luneta, cuando la función normal costaba 0.48 pesos.

Sábado 15 de junio de 1935: Teatro Real de Bogotá. Doble presentación, después de las funciones de vespertina y nocturna, al finalizar la película "Gente de Arriba". $1.43 la boleta de luneta.

Domingo 16 de junio de 1935: Teatro Real de Bogotá. Doble presentación, después de las funciones de vespertina y nocturna, al finalizar la película "Gente de Arriba". $1.43 la boleta de luneta. El lunes 17 Gardel descansó, pero contrató otros días de presentaciones en Bogotá en el Salón Olympia, ante el éxito de sus presentaciones en el Real.


Martes 18 de junio de 1935: Salón Olympia de Bogotá. Unica presentación, después de la función de nocturna, al finalizar la película "Gente de Arriba". Se rebajó la boleta de luneta a $0.77, pues la demanda de las clases populares para ver a Gardel era muy alta.

Miércoles 19 de junio de 1935: Teatro Nariño de Bogotá. Unica presentación, después de la función de nocturna, al finalizar la película "El Crimen de Helen Stanley". Se rebajó la boleta de luneta a $0.75.

Esta presentación en el Teatro Nariño no la he visto reseñada en ningún sitio web, ni en ninguno de los libros que he consultado para escribir esta crónica.

Siempre mencionan las presentaciones en los teatros Real y Olympia, algunos hablan en estos días equivocadamente de una supuesta presentación de Carlos Gardel en el Teatro Faenza, pero todos omiten esta presentación especial en el Teatro Nariño.

Este teatro era el más pequeño de Cine Colombia en Bogotá, había sido construido en 1920 y estaba situado en la Calle 2 N° 8-68 de la capital colombiana. La presentación de Gardel fue muy exitosa, al igual que las de los otros teatros en Bogotá.

Jueves 20 de junio de 1935: Gardel se presenta en dos teatros de Bogotá.

Teatro Real de Bogotá. Presentación después de la función de vespertina, al finalizar la película "El Remolino". $0.75 la boleta de luneta.

Salón Olympia de Bogotá. Presentación después de la función de nocturna, al finalizar la película "Paren la prensa". $0.75 la boleta de luneta.

El viernes 21 de junio de 1935 Carlos Gardel no se presentó en ningún teatro de Bogotá. En lugar de de ello, asistió al Teatro Municipal de Bogotá, a un recital de los alumnos de piano de la profesora Elisa Urruchurtu de Giraldo, muy conocida concertista bogotana. A las siete de la noche, los los niños le hicieron un homenaje a Gardel, cantando sus canciones y tangos con acompañamiento de su profesora.

Gardel se emocionó mucho con el homenaje. Después del concierto, el cantante invitó a los organizadores a una copa de vino al Hotel Granada, donde se alojaba con su comitiva y allí le escribió a la profesora Urruchurtu este texto:.

"Yo no podré olvidar el espectáculo de aquellos niños que en el Teatro Municipal entonaban mis canciones con una pureza y simplicidad admirables. Y los niños me hicieron pensar en la paciente labor de la maestra, labor en la que hay una consagración y un anhelo artístico que sólo raramente se encuentra hoy en la vida de los profesionales de las artes. Solamente por los niños y su maestra bien premiado está mi viaje a Bogotá y por el honor de firmar en el álbum de la Sra. de Giraldo, a quien deseo constancia en su magnífico empeño y felicidad en su incomparable vida. Con gran simpatía, Carlos Gardel, junio 21 - 1935."

Sábado 22 de junio de 1935: Teatro Real de Bogotá. Doble presentación, después de las funciones de vespertina y nocturna, al finalizar la película "Melodía en Azul". $0.75 la boleta de luneta.

Estas funciones del sábado 22 se anunciaron como las de despedida de Gardel. Sin embargo, la presión del público obligó a programar una función extra para el domingo 23 de junio de 1935, otra vez en el Teatro Real de Bogotá.


La función del domingo 23 de junio de 1935, al final de la función de vespertina del Teatro Real de Bogotá, fue la última presentación en vida de Carlos Gardel en un teatro. La película se llamaba "Melodía en Azul". Se cobró $0.75 por la boleta de luneta.

En total fueron 12 las presentaciones de Carlos Gardel en teatros de Bogotá. 9 de ellas fueron en el Teatro Real, situado en cerca del Hotel Granada de Bogotá. 2 en el Salón Olympia, cerca de donde hoy está situada la Torre Colpatria y una en el Teatro Nariño, hacia el sur de la Plaza de Bolivar.

LA PRESENTACIÓN RADIAL FINAL DE GARDEL

Durante la estadía de Gardel en Bogotá se había dado una silenciosa guerra entre las dos empresas aéreas que se disputaban el mercado en 1935. Scadta, firma que había tenido el monopolio de la aviación desde 1919, tenía competencia desde junio de 1933. El piloto Ernesto Samper Mendoza había fundado en la ciudad de Bogotá, el Servicio Aéreo Colombiano SACO, para hacerle frente al monopolio de los alemanes de Scadta.

A comienzos de junio Samper había traído 2 nuevos trimotores Ford a Colombia y estaba deseoso de dar un gran golpe de opinión. Logró que Gardel aceptara viajar en los nuevos aviones desde Bogotá hasta Cali, haciendo un gran despliegue de prensa. Igualmente, patrocinó el programa de despedida que iba a hacer Gardel el domingo 23 de junio de 1935, a las 9 de la noche por la Voz de la Victor.

La Voz de la Victor estaba situada muy cerca de la Plaza de Bolivar, que se llenó esa noche. Se instalaron altoparlantes hacia la Plaza, para que el público pudiera oír lo que pasaba en el radio teatro. Comenzó esta audición a las 23 y 15 con la canción "Insomnio". Después Gardel cantó "Cuesta abajo", acompañado por sus guitarristas Aguilar, Riverol y Barbieri. Cantó enseguida "Tengo miedo de tus ojos", que siguió a un solo de guitarra por José Aguilar. Terminó la primera parte con "El carretero".

En la segunda parte de su programa interpretó "Catamarca", luego "Melodía de arrabal", después "Agarrala si podés" y sus guitarristas cerraron con la interpretación de "Tentación".

A pedido del público, Gardel cantó "Silencio" y luego de este tango pronuncia para el público del radio teatro estas palabras: "Antes de cantar mi última canción quiero decirles que he sentido grandes emociones en Colombia. Gracias por tanta amabilidad. Encuentro en la sonrisa de los niños, las miradas de las mujeres y la bondad de los colombianos un cariñoso afecto para mí. La emoción no me deja hablar. Gracias y hasta siempre". Y luego, el último tango que cantó en vida: "Tomo y obligo". La audición terminó a las 00:30 horas.

EL DÍA FINAL


Aunque varias crónicas dicen que Gardel salió del radio teatro hacia el Restaurante Francés de Bogotá y luego a los casinos, por lo que supuestamente perdió el vuelo de las 8:30 de la mañana, la verdad es que el aviso de la SACO señalaba desde el día anterior que el vuelo sería a las 11 de la mañana. A esa hora todavía estaba Gardel desayunando en el Hotel Granada.

Gardel llegó al aeropuerto acompañado por Victoria Reyes Elicechea, dama colombiana que parece fue el último "levante" del mujeriego Gardel en su vida, así como por Nicolás Díaz, gerente de Cine Colombia en Bogotá. Estaba cansado de la dura gira que estaba haciendo, pero le faltaban aún Cali, Panamá, La Habana y probablemente México. En Techo se le vio sonriente, muy cordial, saludando al público y posando para los fotógrafos. Esos momentos quedaron registrados en video, que posteriormente fue presentado en todos los teatros de Cine Colombia en el país.

SACO no tenía autorización para hacer la ruta directa Bogotá Cali, así que la ruta escogida era Bogotá Medellín y posteriormente Medellín Cali.  A las 12.40 partió del Aeropuerto de Techo el Trimotor Ford F.31. de la SACO, aterrizando en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, hacia las 2 y 25 de la tarde. Allí se iba a hacer un cambio de piloto. Stanley B. Harvey (norteamericano) que había hecho la primera parte del recorrido, fue sustituido por Ernesto Samper Mendoza (colombiano), el principal accionista de la empresa SACO.



EL ACCIDENTE

El vuelo llevaba como capitán a Samper Mendoza, William Foster como copiloto y Grant Flynn como comisario. Los pasajeros de este avión de la Saco eran Carlos Gardel, Henry Swartz, Gerente de Universal Pictures; Alfredo Lepera, José Aguilar, Guillermo Barbieri, Ángel Riverol, Alfonso Azzaf, José Corpas Moreno, José Plaja y Celedonio Palacios, administrador del Teatro Apolo de Barranquilla. El vuelo estaba copado por Gardel y el equipo que lo acompañaba desde Nueva York y San Juan de Puerto Rico, al que se habían sumado Swartz, coordinador de la gira de Gardel en el interior de Colombia y Celedonio Palacios, que había organizado la gira en la Costa.

Gardel estuvo unos minutos en tierra y a las 2:45 estaban otra vez a bordo, para comenzar el carreteo. En la pista se encontraba igualmente el trimotor "Manizales" de la compañía rival Scadta, que tenía viaje hacia Bogotá. El F31 de la SACO se dirigió hacia la cabecera sur de la pista, para comenzar a acelerar. A las 2:50 el avión de Scadta también ha cerrado sus puertas y espera la salida del avión de la SACO.

A las 14:51 El F31 acelera con potencia de decolaje en sus motores y suelta frenos. En plena aceleración el F31 recorre 250 metros de la pista que tiene una pendiente descendiente de 210 grados en esa zona, lo que facilita su aceleración que llega a la velocidad de despegue.

De repente, el avión de la SACO parece perder su dirección,  la rueda derecha deja de tocar el suelo y la izquierda se hunde en la tierra. Mientras tanto el avión “Manizales” se detiene a 60 metros del hangar de la Scadta y a 75 del eje de la pista, unos 300 metros delante del F31 y en la misma dirección pero con rumbo opuesto.

El Comandante Samper Mendoza del F31 trata de efectuar la maniobra de despegue al alcanzar la velocidad de decolaje. Ha recorrido ya 510 metros y se encuentra a 120 metros del avión “Manizales” que está detenido a su frente.

El F31 ha recorrido 120 metros en el aire cuando cae sobre el “Manizales” chocando su motor derecho sobre el motor central del avión de la Scadta. Luego se aplasta sobre la aeronave que está en tierra. Las aeronaves después del choque giran en redondo por efecto del impacto. El F31 queda en dirección hacia el sur cuando venía en dirección nordeste, y el “Manizales”, en sentido contrario.

Los pasajeros intentan salir por las ventanillas del F31 de Saco ya que el “Manizales” ha quedado prácticamente debajo. Gardel intenta salir por una ventanilla pero es aplastado por el motor izquierdo del F31 que cae sobre el fuselaje. Se inicia el fuego. Se ven salir pasajeros por las ventanillas, varias personas corren envueltas en llamas y se alejan de las aeronaves. Son las 3:07 de la tarde.

En el aeropuerto de Medellín reina la angustia y la confusión: Ha ocurrido una enorme tragedia. En el caso de Gardel, muere el hombre y nace un mito. A partir de ese 24 de junio de 1935, cada día canta mejor.


SOBREMESA UNO

Victoria Reyes Elicechea, la linda dama bogotana que acompañó a Gardel en los últimos días de su estancia en Bogotá, tenía 25 años en la época que conoció al cantante argentino. Se casó en febrero de 1936 con el militar Jaime Carrizosa Carrizosa. Su hija María Carrizosa Reyes se casó con Juan Manuel López Caballero. Así, la última novia de Gardel terminó siendo consuegra del presidente López Michelsen.

Ernesto Samper Mendoza, el aviador que murió con Gardel, está relacionado con otro presidente, Ernesto Samper Pizano. El padre de Samper Mendoza, Manuel Samper Brush, era hermano de Tomás, bisabuelo del presidente Samper Pizano.

SOBREMESA DOS

El entierro de los aviadores alemanes de Scadta, de apellidos Thom y Fruster, fue aprovechado por algunos miembros de la colonia alemana en Bogotá para mostrar su apoyo al partido nazi. La cruz esvástica fue exhibida públicamente en la capital colombiana. Ese gesto, más la simpatía que generaba Samper Mendoza, motivaron una reacción de apoyo a SACO muy grande, con aportes de capital de todas las regiones de Colombia. 
En 1939 las dos compañías se fusionaron, por intervención directa del gobierno. El 8 de junio de 1940, todos los empleados alemanes de SCADTA perdieron su trabajo, como consecuencia de las medidas tomadas por la Guerra Mundial. El 14 de junio de 1940, la compañía fusionada pasó a llamarse AVIANCA, la principal aerolínea de los colombianos durante muchísimos años.

SOBREMESA TRES

La traída de los trimotores Ford desde Kansas City hasta Bogotá fue toda una odisea en 1935. El viaje se hizo en múltiples etapas, primero de Kansas City hasta Nueva York, luego de Nueva York a Houston, para continuar por México y Centro América hasta Bogotá.

El 6 de junio los dos trimotores llegaron a Bogotá e hicieron una revista aérea sobre la ciudad. Ernesto Samper había hecho el trayecto desde Kansas City, acompañado de Stanley Harvey, piloto norteamericano y otro personal técnico. En Bogotá los esperaba Carlos Arango Vélez, gerente general de la SACO, que más tarde fue candidato presidencial, suegro de Misael Pastrana Borrero y abuelo de Andrés Pastrana Arango, ambos presidentes de Colombia.

Uno de estos dos trimotores, el F31 recién estrenado por la SACO, fue el accidentado el 24 de junio, causando la muerte a Carlos Gardel y al aviador Samper Mendoza.

El trimotor Ford tenía 2 tripulantes, podía transportar a 15 pasajeros, costaba US$ 42.000 nuevo. Podía desarrollar una velocidad máxima de 241 kilómetros por hora, tenía una autonomía de vuelo de 885 kilómetros.  Se fabricó hasta 1933.

El avión F31 de la SACO no era nuevo. Su primer vuelo había sido en noviembre 22 de 1928. En el momento del accidente llevaba 2 tripulantes y 11 pasajeros, más una gran cantidad de equipaje. Murieron 10 ocupantes, los 2 tripulantes y 8 pasajeros. El avión de Scadta también era un trimotor Ford.

El Ford AT-5 Tri-Motor figura en muchas películas, es el avión que utiliza Indiana Jones para escapar de Shanghái al comienzo de la segunda película de la saga, "Indiana Jones y el Templo Maldito" (Steven Spielberg, 1984).

COMENTAR ESTA CRÓNICA EN TWITTER